martes, 3 de octubre de 2017

SEPTIEMBRE. Siempre has sido mi mes favorito. Y, este año, has sido una montaña rusa de emociones desde el primer día.
Llegaste entre risas, fiestas y bailes bajo la lluvia (dándolo todo). Apareciste de puntillas, con frío y trayendo despedidas, lágrimas y mensajes de buena suerte. Viniste para poner el año patas arriba, para organizar maletas y regalarnos el viaje de nuestra vida.

Cambiaste nuestra forma de ver el mundo y volvimos mucho más ricos aunque con menos dinero. Pero FELICES. Felices porque nos has regalado uno de los amaneceres más bonitos que jamás hemos visto. Lugares increíbles y momentos emocionantes.

Trajiste deshacer las maletas, sacar la ropa de invierno, reencuentros y abrazos. Y contar historias mil veces con un botellín en la mano en las últimas fiestas del verano del año. Y volvimos a la rutina. Tardes de sofá, peli y mantita, cuando la mantita ya no molesta.

Gracias septiembre, por un año más de aventuras. Con la hucha y la vista puestas en el próximo viaje dejas paso a Octubre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario