martes, 16 de enero de 2018

[Viaje a Asturias]

El año pasado, M y yo conseguimos juntar 3 días y escaparnos a Asturias en Febrero. Nos alojamos en el Hotel La plaza II, situado cerca del muelle de Luanco. Un pueblito en el que respira magia en cada esquina. Nos trataron de maravilla y disfrutamos tanto de la escapada, que ni siquiera la lluvia o el viento consiguieron detenernos.  

En tres días recorrimos toda esa zona, visitando el Cabo de Peñas (a 9km de Luanco) y Gijón donde conocimos toda la parte de Cimadevilla: las escaleronas, la playa de San Lorenzo, las termas, el elogio del horizonte, las escaleras de colores que hay bajando al puerto y el Mirador de la providencia.
Por último, antes de volver a Madrid, estuvimos en Cudillero (que fue la guinda de un fin de semana maravilloso).
Realmente fue un viaje reparador. De esos de respirar muy hondo y que empapan de momentos, colores y olores. 
Porque el norte huele a mar, a "preñaos" y café. Huele a sidra, a fabada, a cachopo,... y ¡menudos cachopos! 
Huele a calma, a lluvia, a fuerza y a hierba mojada aunque te encuentres en medio de la ciudad. 
Pero sobre todo, el norte huele a casa. 

Volví inevitablemente enamorada de Asturias y estoy deseando volver 💜