lunes, 3 de noviembre de 2014

Guadalajara. Descubriendo fachadas [2014]

No hay nada mejor que levantarse una mañana y ponerte a conducir sin rumbo fijo. Creo que es una de las cosas que más nos gusta hacer a Miguel y a mí (y esta vez lo necesitábamos mucho para alejarnos un poco de ikeas y suelos). 
Siempre nos ha gustado viajar. Y como la economía no está para coger muchos trenes o aviones, empezamos a conducir hasta que llegamos a un sitio nuevo y descubrimos sus lugares y rincones. ¡Nos encanta!. Y si hay algo de lo que puede presumir el señor M es de su capacidad de disfrutar al máximo de cualquier cosa que hace. Yo soy un poco más selectiva (y quejica para que vamos a engañarnos) pero nunca puedo resistirme a las escapadas. 
Al final, acabamos en Guadalajara y a mi me dió por los cielos y fachadas. Pero es que era inevitable no fijarse en los pequeños detalles con la luz de este otoño soleado y los colores pastel en las casas, tejados y balcones. 
Disfrutamos del día, de la comida (en la cafetería "Vieja escuela" que no aparecerá en la guía de los mejores restaurantes de Guadalajara pero que nosotros incluiremos en nuestra guía particular) y de esas cosas que pasan, que si las cuentas nadie te creería, pero que producen esa complicidad entre los dos de saber que es cierto. Y es que, da igual donde vayamos, siempre acabará pasándonos algo increíble!












No hay comentarios:

Publicar un comentario